EL mito del individuo: historia de un malentendido.





¿Por qué las tasas de suicidio se han ido incrementado alarmantemente en los últimos 20 años y no solo en España. ? Se trata de la suma de un  conjunto de factores sociales , politicos y personales, en donde las dificultades económicas  , la disminución  de los recursos sociales, la precariedad laboral, la falta de vinculos afectivos  y la pérdida de apoyo social, son factores de suma importancia.

Estamos viviendo una gran Crisis no solo económica, sino también social y de valores,  en este cambio de siglo y de milenio.

El aislamiento, la soledad con la que se vive en las Sociedades "Occidentales" actuales es ya un fenómeno social muy generalizado. La promesa de libertad del Libre Mercado resultó ser una inmensa trampa con enormes "tentáculos".

La  mercantilizacion y cosificación de las relaciones humanas, el desmoronamiento de la vida en común, de lo comunitario, de la solidaridad y los lazos sociales nos ha dejado abrumadoramente frágiles ante las dificultades de la vida.

El "individuo"  moderno aislado de los demás, está desbordado por  las dificultades de un mundo en constante cambio y a merced de las leyes implacables de la actual "flexibilidad laboral" , que nos pone en aviso sobre las nuevas condiciones imperantes en el Mercado Laboral. 

Los modos de empleo tal y como los conocíamos apenas hace una década ( contratos a largo plazo, estabilidad laboral)  parecen " especies en peligro de extinción"  . La perspectiva de un empleo para toda la vida  o cuya duracion se extendía por una buena parte de la vida , ha ido  quedando reducida a empresas locales, con intereses específicos en el lugar donde se implantan o al funcionariado.

Con semejantes perspectivas, la "mentalidad a largo plazo" propia de décadas atrás está necesariamente desapareciendo a favor de la " mentalidad a corto plazo", propia de los tiempos que corren.  La incertidumbre actual es una fuerza poderosa que nos empuja hacia la individualización de la sociedad , en el sentido de la " atomización" y disgregación del entramado social.

La idea de unos " intereses comunes" parece cada vez mas lejana. La reciprocidad de las relaciones que podía sustentar la solidaridad y la lealtad en las relaciones basadas en la " economía moral"  se ha ido desvaneciendo. El sueño del individuo, libre y autosuficiente, se ha convertido en una gran pesadilla.

Las actitudes mas valoradas de la nueva política de muchas empresas son las estrategias de "evitación , desconexión o descompromiso", la técnica del saber " esfumarse" cuando la situación lo requiere. Este tipo de actitudes sumamente extendidas han contribuido a la representación mental de muchos jóvenes de que el compromiso sea superfluo y percibido como imprudente. Sin compromiso ni lealtades no es posible sostener vínculos humanos, ni consolidar proyectos vitales de más largo alcance. ¿ Cómo reaccionar ante semejantes perspectivas?.

Del lado de la "desesperanza" están las depresiones , crisis de ansiedad y las posiciones esquizoafectivas, las psicosis depresivas o paraniodes etc. Del lado del "optimismo ingenuo" o falto de conexión con la realidad ( que lleva a negar los limites de la realidad y por tanto a tomar decisiones desajustadas ante ella) están las Fases Maniacas de las bipolaridades humanas o las psicosis  delirantes o alucinatorias, que se construyen un mundo paralelo a la medida de sus delirios de grandeza. ¿Como sortear estas posiciones o al menos no quedar atrapad@s por ellas?.

¿ Que nos queda entonces para no acabar devorad@s por la desesperanza o el optimismo fácil o ingenuo, en el sentido de desconectado totalmente de la realidad?.

Sin duda, conviene recordar que existe una gran diversidad de posiciones humanas intermedias entre estos dos polos, que nos recuerdan la importancia de evitar las generalizaciones excesivas y nos invita a entender la enorme complejidad y diversidad de contextos y actitudes humanas. En este sentido promover actitudes encaminadas a entender y respetar la diversidad de criterios y posiciones, seria ya un acto de Salud Mental.

Además nos queda muchísimo por hacer, por revisar, por crear , por proponer, por reivindicar y reinventar, por reflexionar y por actuar. Tenemos en el horizonte dibujado todo un mundo nuevo que no va a salir a nuestro encuentro si no que tenemos que ir a por él.

La táctica de la desesperanza como estrategia de poder  que nos incita a creer que no hay alternativas posibles , nos debilita y nos instala en el sentimiento de impotencia.  Este es  uno de los primeros escollos que tenemos que librar, para no caer en sus "garras".

Nos queda reconstruir vínculos humanos,  trasformar viejas  formas de solidaridad  y crear otras nuevas. Promover y consolidar  espacios de salud mental así como también espacios para el encuentro, y generar modos de relación que permitan rescatar la " economía moral" de las garras del "salvese quien pueda".

No se trata de renunciar al trayecto que nos lleve hasta nuestra individualidad en el sentido de "sujetos humanos" responsables de nuestros actos, nuestros deseos y de nuestras vidas, sino de comprender que es un "viaje de ida y vuelta".

Quedarse atrapad@ en el " individualismo" como modo de vida, es como comprarse un billete solo de ida en el vagón de las "almas solitarias", la soledad y el aislamiento es la única compañera de viaje que te seguirá en el pasaje por la vida. Se trata de poder hacer un pacto entre todos esos lugares que vamos transitando en nuestra vida, y que van de lo singular a la pluralidad de los lazos humanos.

Beatríz Miralles Corredor.
Psicóloga y Psicoterapeuta de Grupos.
http://psicologabeamiralles.com/

Comentarios


  1. Me ha gustado mucho tu artículo. Es un análisis claro y clarificador a la par que una invitación a la reflexión y a resituarse.
    Isa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares